who makes the best replica watches delivers subtle automatical gps watches.
Dulces Regionales

Toluca es cuna de una de las más dulces tradiciones heredadas de la época colonial, que es la elaboración de confitería tradicional. Desde hace cerca de 120 años, en la capital mexiquense se preparan las condesas, jamoncillos de piñón y cocadas; las naranjas cristalizadas y los chongos toluqueños. Todos elaborados con técnicas artesanales que les dan su sabor y calidad.

En cocinas familiares, grandes cazos de cobre se ponen al fuego para hervir la leche que, a vuelta y vuelta, se convierte en suave jamoncillo o exquisita natilla. La creatividad de los artesanos del dulce no tiene límite. Las recetas y el punto se han transmitido de padres a hijos por varias generaciones, para conservar la tradición.

En lugares de Toluca como la calle de Texcoco, en la colonia Sánchez, o en las “alacenas” de la Plaza Fray Andrés de Castro, se pueden encontrar más de 115 variedades hechas con ingredientes cien por ciento naturales.

Piñas, naranjas e higos; pistaches, almendras y nueces; rompope, licores y hasta tequila se incorporan como parte del sabor y aroma de los dulces típicos que se preparan en Toluca. La vista de estas delicias es todo un festival de colores que despierta los sentidos.

Los Mosquitos

Los “moscos” son una bebida original de Toluca, que nacieron en la década de 1920, cuando don Adolfo Almazán abrió una pequeña cantina llamada “La Miniatura”; en la que vendía licores de varios sabores, entre los que destacaba el de naranja; ya que los parroquianos que frecuentaban el establecimiento decían que este licor los había dejado “picados”. La bebida empezó a ser conocida como “los moscos”.

Actualmente “La Miniatura” es un establecimiento comercial que se encuentra en el Portal Reforma, los “mosquitos” están disponibles en diversos tamaños y grados de contenido alcohólico:

-“A” para damas, -“AL” para jóvenes, -“ALM” para hombres y -ALMA”  para suegras y gargantas aventureras por sus 45° ALC.

En su fachada “La Miniatura” muestra un letrero que a la letra dice: “Visitar Toluca y no llevar una botella de Moscos equivale a ir a Acapulco y no bañarse en el mar”.

Chorizo

Toluca es conocida como la capital mexicana del chorizo. Este tradicional embutido, herencia de la cocina y la conquista española, se arraigó en Toluca para quedarse como propio y, sin planearlo, se convirtió en un símbolo que identifica en el exterior a nuestro municipio.

La preparación del chorizo tradicional se hace con pulpa de cerdo de primera calidad, chile, jitomate, ajo, cebolla de rabo, hierbas de olor, comino (fuertes conservadores naturales), sal y pimienta. Los maestros carniceros de Toluca conocen por tradición, el balance perfecto entre las cantidades de los ingredientes, para obtener chorizo al gusto del paladar de visitantes y turistas, quienes son los principales consumidores de este embutido.

En un molino, manual o eléctrico, se coloca la carne, con todos los ingredientes que dan el típico color al chorizo. Una vez hecha la primera molienda, se sazona con las hierbas de olor -laurel, tomillo, mejorana y orégano-, el comino, la sal y la pimienta. La mezcla de carne y demás ingredientes es devuelta al molino que, a partir de ese momento, hará las veces de embutidor.

Mientras Toluca siga siendo la capital del chorizo, la elaboración de este símbolo gastronómico continuará transmitiéndose de generación en generación y la fama del chorizo rojo y verde seguirá llevando el nombre de la ciudad, incluso más allá de las fronteras nacionales.

Huaraches

El huarache toluqueño es una tostada de maíz azul o amarillo, cocida en comal de barro, raspada en ciertas partes del proceso para adelgazarla. Se consume acompañada de una untada de frijoles, nopales cocidos y picados; adornada con cebolla, cilantro y queso fresco, que finalmente se baña con una salsa picosa de jitomate cocido y molido con chile de árbol. En Toluca, recientemente se realizó la Feria del Huarache, con más de 70 participantes de La Teresona, barrio donde vive la mayoría de las familias productoras de este rico alimento toluqueño.

Taco de Plaza
El tradicional “taco de plaza” es por muchos considerado un delicioso platillo para degustar en familia. Se prepara con tortilla de maíz-azul o amarilla que contiene una rica mezcla de chicharrón, aguacate criollo, nopales, chile serrano, jitomate, cebolla, quelites o quintoniles; hay quienes le agregan cilantro, pápalo y papa de agua, todo ello espolvoreado con queso doble crema.

Los ingredientes para disfrutar de un delicioso taco de plaza se compran en cualquiera de los mercados de la ciudad; o en los tianguis donde son tradición obligada.

Torta

Visitar Toluca y no comerse una torta en el centro de la ciudad es como no haber venido a la capital de la entidad.

Toluca es famosa por su tradicional variedad de tortas de chorizo, “estopa”, “bombas”, chile macho, que pueden degustarse en decenas de lugares, sobre todo en el centro de la ciudad, donde los visitantes acuden a “La vaquita negra” ubicada en los Portales y, los toluqueños con el famoso “Ojéis”, instalado en la Plaza Fray Andrés de Castro, justo atrás del Palacio Municipal.

Garapiña

En las tradicionales “alacenas” ubicadas en la Plaza Fray Andrés de Castro, se encuentra la garapiña a precios muy accesibles, es una bebida refrescante toluqueña, que se elabora desde hace más de 70 años, a base de piña fermentada, aunque la receta constituye un secreto familiar de sus creadores.

Este producto se debe envasar en madera, no admite plástico ni metal, y necesita reposar por lo menos durante cinco horas, aunque hay quienes gustan de un sabor más fermentado y lo dejan reposar hasta por más de 24 horas.

El Tompiate

El queso de tompiate es un embutido tradicional de la ciudad de Toluca que da sabor a tortas y tacos, además de ser un acompañante, sirve como una suculenta botana. Esta exquisitez gastronómica se prepara con carne y cabeza de cerdo, cocida y envuelta en tompiate, una cesta de palma entretejida, y con él se pueden preparar diversos platillos según el gusto de los comensales, pero su principal uso es como botana servida con chiles en vinagre y cebolla o como relleno para torta.

Las Alacenas

En las alacenas de la Plaza Fray Andrés de Castro de Toluca se entremezclan los aromas y sabores de la garapiña, bebida típica toluqueña, y las tradicionales tortas de chorizo, milanesa y pierna, entre otras variedades; para endulzar el ambiente, se encuentran amaranto con nuez, higos, morelianas, obleas con cajeta, limones rellenos de coco, duquesas, turrones y bolas de tamarindo.

Actualmente, hay 49 alacenas en las que se ofrecen ejemplos de la riqueza gastronómica local, representada por los tacos de obispo (embutido de origen árabe que se prepara con médula, sesos, cordero y chile manzano), de cabeza, de plaza o de guisados, así como las tortas de estopa o carne deshebrada.

En otras alacenas se encuentran todo tipo de refrescos, dulces y chocolates, además de otros artículos de utilidad.

Mole

Uno de los platillos más representativos de la cocina mexicana, es resultado de un lento proceso culinario, iniciado desde la época prehispánica y perfeccionado en la Colonia, cuando la cocina mexicana se enriqueció con elementos asiáticos y europeos. Actualmente, la ciudad de Toluca es uno de los mayores productores de mole para el resto del país.

En cuanto a su origen, cuenta la leyenda que Juan de Palafox, Virrey de la Nueva España y Arzobispo de Puebla, visitó su diócesis y en un convento se le ofreció un banquete, para cuya preparación se esmeraron los cocineros de la comunidad religiosa, el principal de los cuales era fray Pascual, quien tropezó cerca de una cazuela donde unos suculentos guajolotes estaban ya casi en su punto. Allí fueron a parar chiles, trozos de chocolate y las más variadas especias, “echando a perder” la comida que debía ofrecerse al Virrey. Un rato más tarde, él mismo no pudo creer cuando todo el mundo elogió el “accidentado” platillo. Toluca ha incorporado algunos toques regionales que hacen del mole local uno de los platos típicos en las fiestas patronales.

Galería